Nadie puede negar que el mundo ha cambiado, está en constante cambio, cada vez estos cambios son más rápidos, uno tras otro, lo que viste hace 5 años no tiene nada que ver con lo que ves ahora. Si tienes una empresa esto lo tienes que tener claro. 

En nuestro país ha caído internet a plomo y algunos todavía siguen desorientados con la potencia del golpe. Los millenials reclamamos todo online, dicen que la generación siguiente nunca pisará una oficina física de un banco, quizá en el futuro realicemos el 80% de nuestras compras online, personalmente yo ya lo hago. ¿Y cómo se está adaptando el terreno empresarial español a esta circunstancia? Una imagen vale más que mil palabras, esta es la tienda online de una de las empresas más importantes de nuestro país, Mercadona:

Resultado de imagen de compra online mercadona

¿Cómo es posible que su página de compra online parezca sacada de principios de este siglo? Quizá porque nadie le ha dado la más mínima importancia a que los clientes realicen sus compras desde la comodidad del hogar, quizá se ha invertido más en decorar de forma innovadora la tienda, en pensar en un servicio de comida preparada e internet ha quedado como algo prescindible. 

Ya os podéis imaginar a qué me refiero, si una de las empresas más solventes del país, con recursos suficientes, no es capaz de contratar a un equipo de desarrollo y hacer una web decente a la altura de su grandeza, que en definitiva le de la importancia que merece a estar en internet, a un pequeño empresario con uno o ningún empleado esto ni se le ha pasado por la cabeza. 

Según el estudio que realizó la empresa Ebay “Las pymes españolas en el ámbito online” cerca del 90% de los responsables de las empresas en 2017 consideraba muy importante estar en la red. El problema es que nos tomamos eso como el “hay que comer sano”, nos lo decimos mucho pero no nos aplicamos el consejo. 

Mención a parte merece decir que la mitad de estos negocios dijo que no se encontraba preparado para vender online porque no tenía la formación necesaria… Obviamente a mí no se me ocurriría que un genio de la cocina se pusiera a programar JavaScript igual que yo no preparo espuma de bogavante con emulsión de aceite de oliva cada mañana. Cada cual que dedique los esfuerzos a lo que se dedica, estoy segura que muchas de estas empresas llevan la contabilidad a través de una gestoría. ¿Por qué iban a crear su propia e-commerce? No tendría sentido, perderían tiempo y el resultado, en muchas ocasiones sería peor que no haberlo creado dañando de esta forma su imagen de marca. En este sentido hay dos motivos: no se está dando la importancia que merece la presencia online y se está creyendo que estar en internet es más caro de lo que de verdad es. 

Una de cada tres empresas españolas no tenía ninguna presencia en internet en 2017, solo el 60% de los encuestados tenían una web y el 40% estaba en redes sociales. Ahora mismo no estar en internet es como no existir, o existir en la imaginación de las cien personas que te conocen, que pasan por la puerta de tu negocio. O eres único en un nicho de mercado y el boca a boca está obrando milagros, o estás condenado a la extinción. 

No me cansaré de decir que el desarrollo de una simple web de contacto ronda los 200 euros y es esencial, es tu imagen al mundo, tu tarjeta de visita, el letrero que dice “este soy yo”. A pocos (que no digo a ninguno) se les ocurriría tener el letrero de su negocio sin color, descolgado y con algunas letras caídas. La web es para siempre, 200 euros y para siempre, los costes variables anuales de la web por dominio y servidor son mínimos. Un 48% declaro no tener los recursos necesarios para estar en internet¿Son 200 euros una fortuna? No, pero el tejido empresarial más tradicional no se da cuenta de la importancia de la presencia online.

En 2016 el 53% de las pymes que operaban a través de e-commerce aumentó sus ventas. Y el aumento de las ventas no es el único beneficio que trae estar online: 

  • Llegar a más clientes potenciales. Seguro que ahí fuera hay miles de personas que desearían comprar tus productos o contratar tus servicios. Con la tienda física estás llegando a las 200 personas que pasan por tu puerta, con internet podrías expandirte por tu zona, Comunidad Autonoma, por toda España y finalmente el mundo. Tienes una posibilidad de crecimiento relativamente sencilla que sí quisieras llevar a cabo de forma tradicional (por ejemplo con varias tiendas) costaría cientos de miles de euros. Resultado de imagen de clientes potenciales dibujo
  • Una empresa online puede empezar así, por internet, sin local, desde la propia casa del empresario. La inversión inicial si no vende productos solo será la que debe dedicar a contratar unos profesionales para que su página web luzca debidamente, represente sus valores y dé confianza.

Imagen relacionada

  • Una web de e-commerce trabaja prácticamente sola. No tienes que atender a todo el que entra desde el mostrador. El comprador llena el carrito y hace su pedido. Parece mentira, pero tú puedes tomarte unas vacaciones.

 

  • Puedes crear una buena reputación a la vista de todo el mundo que te permita diferenciarte, las reseñas en Google, TripAdvisor, Blog o foros especializados, tu presencia en Redes Sociales puede gritar al mundo ¡soy el mejor en lo mío! Sin ningún coste, tan solo haciendo bien tu trabajo (y decirle a los clientes que te califiquen también ayuda).Resultado de imagen de reseñas

Y os puedo asegurar que para cada tipo de negocio hay unos cuantos motivos diferentes para estar online. 

Me reitero en que un negocio debe “existir” en internet para tener éxito. Ya hablaremos más adelante de hacerse notar además de existir.

En conclusión, debes encontrar cómo hacer que tu negocio exista, que esté en internet y con una buena imagen. Hay soluciones muy variadas, un e-commerce es algo más complicado de desarrollar y su coste es más elevado, la logística juega un papel crucial, pero las herramientas son tantas que las excusas se quedan cortas. Por ejemplo vender tus productos sin tu propia plataforma a través de Amazon o Ebay es un buen comienzo que solo llevan a cabo el 13%.de las empresas. Quizá no necesites una web complicada, contratar los servicios de empresas como la mía que se dedican a esto está al alcance de cualquiera, solo debes decidir cuánto vas a gastar, siendo realista, razonable y teniendo en cuenta cuánto vas a ganar con ello, que no es poco. Cuánto mayor sea tu inversión así serán tus probabilidades de éxito en un mercado, que nos guste o no, es absolutamente global gracias a La Red. 

 

Fuentes consultadas a 10/11/2018 para recabar datos exactos:

https://observatorioecommerce.com/pymes-espanolas-venta-online/

https://www.puromarketing.com/76/28908/cada-cuatro-pymes-espanolas-vende-online.html

https://directivosygerentes.es/ecommerce/noticias-ecommerce/ecommerce-la-llave-la-expansion-las-pymes-espanolas

 

¿Te ha gustado este post? ¡Califícalo!
[Total: 0 Average: 0]

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡Habla conmigo!