Definición

El término “postureo” es acuñado ya por cualquier usuario de redes sociales, es decir, el 90% de la población. Hasta qué punto habremos llevado el término que ya lo usa hasta mi padre con 54 años.

La palabra parece venir de “poser” en inglés y su significado se ha ido diluyendo con el uso. En rasgos generales “postureo” o su verbo (sí, nos hemos atrevido a conjugarlo) “posturear” se refiere despectivamente a mostrar una imagen irreal de uno mismo o de lo que está ocurriendo. Siempre queriendo superar la realidad: más feliz, más lujoso, más divertido…

Cómo “posturear”

La forma de posturear es realizar una fotografía donde todo parezca perfecto. Normalmente se utiliza una foto o video corto de uno mismo maquillado, feliz y en un lugar precioso.

Pero hay otras variantes, tantos como puedas imaginar. Como por ejemplo una imagen de lo que comes perfectamente colocado, manteniendo una gama cromática y la disposición de los cubiertos en perfecta armonía.

Lo normal es aparecer uno mismo para que todos asocien la perfección a la persona que aparece.

Para ser un “postureta” (si, también hemos inventado un adjetivo), es importante mantener siempre esa imagen de perfección.

Cobra especial relevancia que la calidad de la imagen sea buena, pero finalmente es el tiempo dedicado el que marca la diferencia. Disponer todo correctamente, ensayar la postura, la mirada, esperar a que la luz caiga de la mejor forma posible… posturear no es fácil amigos.

Las armas a utilizar van cambiando tan rápido como cualquier tendencia, en un primer momento se utilizaron los filtros de Instagram, pero eso ya casi no se utiliza. Por supuesto se recurre también a la vieja escuela (quién sabe utilizarla) y se utiliza Photoshop o Lightroom, pero ya hay aplicaciones de móvil expertas en postureo para que no te tengas que comer mucho la cabeza con el retoque.

Para que sirve el postureo

Y dirás ¿todo esto para qué?

Pues si has visto mi video sobre marca personal ya deberías saberlo.

Nuestra imagen en redes sociales es nuestra marca personal, para cualquier fin que te propongas: anunciar tu negocio, posicionarte como profesional o, la más habitual, encontrar pareja.

Nadie que viera tus fotos en pijama te propondría una cita. Todos, o casi todos, intentamos mostrar nuestra mejor versión en redes sociales para conseguir nuestros objetivos. Y es algo importante, vivimos gran parte de nuestra vida a través de la pantalla, necesitamos existir en internet para sobrevivir al mundo actual. Si no hablas de las sesiones de fotos que realizas ¿quién te va a contratar como fotógrafo?

Publicidad, marketing, diferenciarse, la oferta es muy amplia ¿por que tú y no otro? Y si piensas que estás por encima de todo eso, debo darte la enhorabuena por ser una persona tan exitosa o compadecerte por esa ignorancia tuya que te va a hacer la vida más compleja.

Influencers: postureo a la enésima potencia

 Dulceida: profesión influencer.
Dulceida, la influencer con más seguidores

Los verdaderos maestros del postureo, los que de verdad saben lo que hacen son los influencers.

Comenzaron como precursores por vocación y han hecho del postureo su profesión. Las marcas les quieren para anunciar sus productos, viajan, van a galas, restaurantes… de forma gratuita solo por hacerse fotos como ellos saben y promocionar la marca del sponsor.

Han vendido su imagen de una forma tan astuta que han construido una marca muy rentable a partir de fotografías y videos.

Y si los analizas en profundidad no son fruto de la casualidad, se subieron a la ola en el momento adecuado y han sabido surfearla. Si te fijas desprenden luz, todo en ellos es perfecto, nada se deja al azar. La ubicación de sus fotos, la gama cromática, la pose.. no hace falta ni que le pongan un título a la imagen, habla por si sola y te dice “quieres ser como yo”.

Todo el mundo les sigue porque es muy agradable que desde tu pantalla solo te llegue felicidad, pensamientos positivos. Nadie quiere ver como te quejas, como te va mal, porque les recordarías sus propias miserias. Es una forma de opio si, pero de alguna forma también de supervivencia.

La otra cara del postureo

Como ya señalaba al principio de este escrito el término postureo se utilizaba (y a veces sigue siendo así) como algo despectivo.

Y cómo no va a ser despectivo si el ser humano es envidioso por naturaleza. Hay personas que les encantará recibir solo fotografías de diversión y felicidad a través de su pantalla (aunque sean fingidas) pero otros se mueren de envidia. Quizá porque se toman demasiado en serio esas fotografías y desean esa felicidad que muestran. Quizá porque les molesta que todo eso no sea 100% real.

He de decir que por supuesto que puede ser perjudicial si al final prestamos más atención a nuestra vida irreal a través de la pantalla que al mundo que nos rodea. Pero el postureo como cualquier droga, con moderación.

Aquí os dejo un video catastrofista de los efectos del postureo. Sacando las cosas de madre como siempre que aparece algo nuevo en plan “vamos a morir todos”:

En cualquier caso, yo, como profesional del marketing no veo nada malo en lanzar mensajes positivos que hacen que la mayoría de personas se encuentren mejor. Somos seres que disfrutamos de lo agradable a la vista, respondemos a los estímulos visuales positivos de forma placentera ¿Qué hay de malo en que no sea real? Si consigues que otros se sientan mejor y tu imagen personal se vea beneficiada.

La gente necesita creer en cosas. Y entre esas cosas necesita creer que puede viajar a lugares tan fantásticos como los influencers, ser tan felices como ellos y pasárselo tan bien. Porque al fin y al cabo vivimos de sueños.

Referencias utilizadas:

https://psicologiaymente.com/social/postureo

https://www.definicionabc.com/social/postureo.php

https://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20150130/54423617083/la-epidemia-del-postureo.html

https://elpais.com/elpais/2017/03/17/videos/1489771199_637456.html

¿Te ha gustado este post? ¡Califícalo!
[Total: 1 Average: 5]

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡Habla conmigo!